miércoles, 13 de junio de 2012


 

El amor es derroche, es exceso. 
No se puede estar enamorado 
y al mismo tiempo preservarse, 
guardar algo, producir, 
lucrar, invertir, "enriquecerse". 
Yo me gasto, me derrocho, me excedo: 
no me canso ni siquiera cuando estoy cansado; 
el amor es antieconómico, inflacionario. 
Cualquier reflexión que venga de una economía 
que no sea la del  gasto 
pertenece al sistema del desamor, 
no del amor.




   -Cristina Peri Rossi-





No hay comentarios:

Publicar un comentario